VOCACIONES

Promover Vocaciones

Todo cristiano es un promotor vocacional


Porque todos nosotros estamos llamados por nuestro bautismo a ayudar a construir el Reino de Dios, todos nosotros estamos llamados a ayudar a nuestros hermanos y hermanas a encontrar la voluntad de Dios en su vida. Se sigue entonces que todos nosotros estamos llamados a ayudar en lo que podamos a guiar a las personas en su discernimiento vocacional. Esta verdad puede ser simple de ver, pero la forma en que lo hacemos requiere más reflexión.

La familia es la escuela de la vocación


La influencia que nuestra familia tiene en nuestra vida es profunda. Nuestros padres, hermanos, abuelos, tíos, tías, primos y amigos cercanos de la familia forman nuestra forma de pensar, interactuar, orar, vivir y ver el mundo. Por tanto, la familia cristiana es la primera y más importante guía en nuestro camino hacia nuestra vocación.

Los padres no deben tener miedo de hablar de las vocaciones de la Iglesia con sus hijos. Los niños aprenden sobre la vida a partir de sus padres, así que ayúdalos a comprender que ser sacerdote, diácono, hermana o hermano es una opción viable para la vida.

A veces, a los padres les preocupa perder a su hijo por la Iglesia, o les entristece que su hijo abandone el matrimonio y no les dé nietos. Sin embargo, los padres deben preguntarse si les han dado a sus hijos todo lo que necesitan para discernir verdaderamente la voluntad de Dios en sus vidas. Si un niño sigue la voluntad de Dios, entonces las cosas saldrán bien.

Toda la familia tiene entonces el papel de apoyar el camino vocacional de un candidato. La formación puede ser difícil porque muchas cosas están cambiando. Tener apoyo familiar realmente puede aliviar una gran cantidad de estrés. ¡Dé al candidato un lugar para relajarse, ofrecer aliento y, sobre todo, orar!

La parroquia es donde aprendemos a servir


Los párrocos, el personal religioso, los líderes ministeriales y todos los feligreses deben sentir pasión por la pastoral vocacional. Las vocaciones de la Iglesia son las que permiten que existan las parroquias. ¿Qué serían nuestras parroquias sin un sacerdote para celebrar los sacramentos y guiar a la comunidad? ¿Cómo sufriría nuestra Iglesia si las Hermanas y los Hermanos no estuvieran presentes para servirnos y testificarnos? Por lo tanto, cada parroquia debe trabajar para fomentar las vocaciones y la conciencia de la llamada.

Hay muchas maneras de fomentar las vocaciones en la parroquia. Trate de invitar a más jóvenes a servir en los ministerios parroquiales. Podrías publicar fotos de los seminaristas y religiosos en la Arquidiócesis. Puede dedicar algunas de las clases de educación religiosa de la parroquia a la enseñanza de las vocaciones. Una parroquia puede invitar al Comité de Vocaciones de la Arquidiócesis a realizar una sesión para los jóvenes y adultos jóvenes de su parroquia. Puede encontrar personas apasionadas para iniciar el propio comité de vocaciones de su parroquia. Tenemos recursos para ayudarlo a hacer realidad estas ideas para su comunidad parroquial. Llama y pregunta en la Oficina de Vocaciones qué opciones hay para la promoción vocacional.

Únase a una organización que apoye las vocaciones

Lay Vocation Promoters

los Promotores Vocacionales Laicos Arquidiocesanos esforzarse de manera especial en promover las vocaciones en la Arquidiócesis de San Antonio al sacerdocio ordenado ya la vida consagrada. A través de la oración, el servicio y el apoyo a la Oficina de Vocaciones de la Arquidiócesis de San Antonio, alentamos y afirmamos las vocaciones en la Iglesia Católica. Además, a través de oradores, programas y días de reflexión, los miembros crecerán en sus propias vidas para responder al llamado de Dios a la santidad en Jesucristo y por medio del Espíritu Santo.

caballeros de colón


El plan oficial de cada consejo de Caballeros de Colón incluye un componente de vocaciones. Los Caballeros patrocinan eventos de discernimiento, crean conciencia sobre las vocaciones (especialmente a través de su programa Squires) y apoyan a aquellos en discernimiento, formación y ministerio activo. Aquí en la Arquidiócesis de San Antonio, los Caballeros de Colón realizan una Gala de Agradecimiento para sacerdotes, diáconos, hermanas, hermanos, seminaristas y candidatos religiosos.

Hijas Católicas de las Américas


Muchos tribunales de las Hijas Católicas apoyan a hombres y mujeres en formación. La organización nacional también lidera iniciativas, como la oración organizada por el reciente Año Sacerdotal, que sensibilizan y dan rostro a las vocaciones.

Sociedad Guadalupana


Las parroquias a lo largo de los Estados Unidos y el mundo tienen Sociedades Guadalupanas que ayudan a los jóvenes a unirse a la comunidad en oración por las diversas necesidades de la parroquia. Estas sociedades son una forma maravillosa de involucrar al pueblo de Dios en el ministerio activo y el discernimiento.

Oficina de Vocaciones de la Arquidiócesis de San Antonio

2600 Oeste de la avenida Woodlawn
San Antonio, Texas 78228
(210) 735-0553

[email protected]